STRAIGHT TO MY HEART

Bob Belden Ensemble plays Sting

Los que hayan leído este blog anteriormente, sabrán que, aparte del jazz, tengo predilección por un músico ecléctico como es Sting. Ya dejé aquí mismo un extenso post sobre su relación con el jazz. La razón por la que Sting vuelve a este blog de jazz es que por fin he pillado (gracias a ebay y a las reediciones japonesas) un tributo a sus canciones en clave de jazz llamado Straight to my heart (Blue Note, 1991) a cargo de la Bob Belden Ensemble.

En cierto sitio leí hace tiempo dos cosas sobre el arreglista y saxo tenor Bob Belden. Una, que hacía discos oportunistas como éste de tributo. La otra, decía simplemente que caminaba al borde del jazz. Como no sabía que hubiera una frontera y padezco la adicción de comprarme todo lo de Sting que se grabe, ya sea original o versiones, tuve que comprármelo. Que me gustan las versiones no es ningún secreto (hablaba de esto cuando hablamos de la improvisación en el jazz) pero, tratándose de un músico pop, suele ocurrir que los que versionan sus canciones tienden a imitarlas. En el jazz debería ser distinto: un músico de jazz siempre tiene que aportar algo. Cierto que homenajes como Swingin’ to Sting & The Police dejan mucho que desear, especialmente en lo que a swing concierne, pero hay otros como Blue Note Plays Sting o el último que acabo de pillar, que valen la pena, aunque sólo sea por lo que aportan los arreglos de Belden o los solistas (Dianne Reeves, John Scofield, Jerry Gonzales...).

Por poner algunos ejemplos, Sister moon suena (al fin, después de oír muchas versiones) como una balada de jazz. Tiene un aire bluesy que es contagioso. Lo canta Phil Perry y Bobby Watson pone un solo de saxo alto delirante. Dianne Reeves, por su parte, hace del místico Wrapped around your finger una de sus obras de arte, dándole ese toque africano con algo de R&B que da a su jazz. Aquí John Scofield pone un solo de guitarra que no existe en la versión original.

Bob Belden admite que se inspiró en las colaboraciones de Miles y Gil Evans, que trabajaba con Sting en Nothing like the sun cuando le sorprendió la muerte. Así, afirma que estaba pensando en los arreglos de Gil para The Barbara Song (de The individualism of Gil Evans) cuando reescribió los arreglos de I burn for you para este disco o que las teorías modales de Miles en So what son la base de la versión que aquí aparece de The dream of the blue turtles, una pieza por la que Sting fue nominado en los Grammy en la categoría de mejor jazz instrumental. Con la instrumentación de Belden, adquiere aquí un tono híbrido entre big band y ese jazz abstracto y postrero de Gil Evans que cautivó a Sting. El inevitable solo de piano original tiene su continuación con la guitarra y luego con la trompeta. Sigue siendo un tema imparable que no deja indiferente.

Shadows in the rain, una canción que sonaba a rock duro en Zenyatta Mondatta (A&M, 1980) con su estribillo paranoico (“It cant’ be an optical illusion, so how can you explain shadows in the rain”) se convierte aquí en una balada etérea y onírica, con un inspirado Tim Ries al soprano, mientras que Children crusade, otra pieza de corte orquestal, es recreada por la Bob Belden Ensemble como una sofisticada balada en la que el piano (Marc Copland) cede parte del protagonismo al saxo.

Poco más que decir, sólo que es justo que una música como la de Sting vuelva al jazz. En primer lugar, porque es de los pocos músicos de rock que comenzaron haciendo jazz (en la Newcastle Big Band) o fusión (con Last Exit). En segundo, porque muchos de sus temas parten de patrones o influencias jazzísticas y la adaptación es, más que fácil, inevitable.

Si me hago con él, hablaré aquí pronto del nuevo disco de Bob Belden, en el que reinterpreta a Miles, su Bitches Brew y su In a silent way, a través de la música hindú. Promete, pero no me decido.

7 comentarios:

grandesygrandes dijo...

Muy bueno!!!

Félix dijo...

Un saludo.
Sin entrar en consideraciones sobre Sting, creo que entras en una parcela interesante del asunto, “el material” con que trabaja un músico de jazz y cómo la versión puede superar al original o el arreglo final es más acertado que el inicial.
No sé por qué me vino a la memoria “All along the watchover” versión Hendrix o las introspecciones de Coltrane sobre “My favorite things” o cualquier tema del Tin Pan Alley y lo que se pude hacer (o no hacer) con temas “tontorrones”.
No estoy seguro de los derroteros que podría haber tomado Sting sin el concurso de gente como Kirkland o B.Marsalis o los muchos excelentes músicos que le han acompañado y han trabajado con él.

Dr.Krapp dijo...

A mi personalmente no me entusiasma la voz de Sting, pero admiro su trabajo en la composición de los temas. No es casual que para formar Police se rodease de dos músicos absolutamente impresionantes. Copeland y Summers son dos músicos que mamaron mucha música de jazz antes de crear ese grupo tan importante y nunca, sobre todo en sus actuaciones en directo, se desprendieron de esa influencia.

GusPlanet dijo...

Excelente descubrimiento! Trataré de conseguirlo también porque como a ti, me interesa sobremanera la música de Sting.

Tuve la oportunidad de verlo varias veces en vivo (en grandes estadios y en salas pequeñas) y sus conciertos siempre celebran la buena música.

Sobre todo me apasionó su primera etapa solista con el 'dream team' que había formado, sonaban sencillamente formidables en escena.
Muchas gracias por la información, como siempre excelente!

(Ha propósito: has escuchado los discos jazzeros de Charlie Watts con la voz de Bernard Fowler? el baterista junto a la voz de acompañamiento de los Rolling Stones, una perlita!)

César dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
César dijo...

Interesante post y gran blog.

Siendo un fanático de Sting, supongo que conocerás la versión que Eva Cassidy hizo de su canción "Fields of Gold". A mi personalmente me deja sin palabras y me pone los pelos de punta. Simplemente maravillosa.

Precisamente en mi blog tengo una reseña a esta canción:

http://mitoquepersonal.blogspot.com/2009/06/eva-cassidy-fields-of-gold.html

Un saludo!

Sebastián dijo...

Aleccionador, Félix. A mí Sting siempre me ha gustado, precisamente por su buen gusto y su eclecticismo. Lo último suyo que me compré fue su álbum "Songs From The Labyrinth", en el que toca nada menos que el laúd acompañado por el gran laudista Edin Karamazov interpretando composiciones de su paisano John Dowland (un maestro del laúd de finales del siglo XVI).