A TRIBUTE TO THE FORT APACHE BAND

Jerry González & Miguel Blanco Big Band

En este álbum confluyen dos músicos de jazz con espírtu latino. De un lado, Miguel Blanco, compositor y arreglista, figura clave (y actual) del jazz latino en España y el hombre detrás de orquestas como La Calle Caliente y la Afrodisian Orchestra; del otro lado, Jerry González, trompetista y conguero con 50 años de carrera a sus espaldas, colaborador de infinidad de músicos, desde Tito Puente y McCoy Tyner hasta Paco de Lucía, y fundador, junto a su hermano Andy, de The Fort Apache Band a finales de los '70. Este disco donde vuelven a coincidir (después del reeditado Music For Big Band) es un homenaje a esta banda. La conjunción de estos dos jazzmen da como resultado un repertorio de big band latino sin desperdicio.



The Fort Apache Band nació en Nueva York continuando con la tradición de jazz latino presente en la Gran Manzana desde los años de Juan Tizol. El hermano de Jerry, Andy González al contrabajo estaba en la formación original, junto a un buen número de músicos, de los cuales ¡la mitad eran percusionistas! También estaban Kenny Kirkland (piano), Sonny Fortune (saxo), Papo Vázquez (trombón)...

 

Para el proyecto de resucitar a la Fort Apache Band, el arreglista/director ha contado con lo más brillante del jazz latino que se puede escuchar en Madrid, desde músicos cubanos (Javier Massó "Caramelo" y Luis Guerra al piano, Ariel Brínguez al saxo...), pilares del jazz español como Javier Colina y Marc Miralta o brillantes rising stars como Luis Verde o Dani Juárez, una big band multigeneracional que alcanza el número de 24 músicos y donde Jerry González nos deja magníficos solos en las congas, en la trompeta y en el fliscorno. Hay arreglos muy interesantes y rearmonizaciones de los temas originales que vale la pena escuchar. La orquesta hace justicia a los arreglos y hay una buena cantidad de solos, aparte de los de Jerry. Sumar los conceptos de jazz afrocubano y big band suele dar como resultado un festival de ritmos y metales (magnífica "Rumba y consecuencia", original de Miguel Blanco), pero los arreglos ofrecen también, en ocasiones, una tensión contenida y elegante, casi hipnótica ("Footprints") del concepto de orquesta de jazz. 

El disco (aparte de dos composiciones originales) repasa muy brevemente (sólo 8 temas) la historia de la Fort Apache Band, desde 1979 ("Agüeybaná") hasta temas de Monk como "Let's Call This" o "Ugly Beauty", que grabó la FAB en el disco Rumba para Monk (Sunny Side, 1995). 


Resumiendo, un disco imprescindible, tanto si les gusta el latin como si quieren entender de dónde viene Jerry González o escuchar a nuevos y viejos grandes músicos. Quizás lo único menos-positivo del disco sea que la abundancia de ritmos lentos y medios resta efectividad y espectacularidad a la orquesta, sin dejar de tener un sonido fabuloso, pero dejándonos en estos temas lentos la sensación de que nos gustaría más guerra. Lo más positivo, que los arreglos de Miguel Blanco profundizan en los temas con tanto cuidado que sale a relucir el origen africano del jazz latino, haciendo audibles sus fusiones, su aspecto negro, su profundidad, su historia.