MONK & COLTRANE

Crash of the titans

Monk y Coltrane fueron dos de los músicos más innovadores e inventivos que ha dado la Historia del Jazz, también fueron únicos y carismáticos, lo que implica decir que fueron extremadamente singulares y... raros. Ambos compartían un singular don para componer complicadas armonías fuera de lo habitual y para interpretarlas de una manera que a veces chocaba con los oídos de los aficionados.

Thelonius Monk (Rocky Mount, 1917) fue un compositor imaginativo cuyos standards perduran ("Round Midnight", "We'll You Needn't"...) y un pianista sutil que dibujaba las melodías con una delicadeza cercana al puntillismo: sus armonías nunca suenan rotundas y nítidas sino más bien esbozadas, como si escatimara las notas. A veces, cuando uno ve sus vídeos y Monk hace que su mano sobrevuele el teclado, aparentemente indecisa, para al final dejarnos una sola nota, tras vez otra al cabo de unos segundos, completando así una armonía con los silencios, uno puede llegar a pensar que Monk está tratando de recordar las notas, de hacer memoria...

Sin embargo, John Coltrane (Hamlet, 1926) cuyo primer "éxito" fue el solo de "Round Midnight" en el quinteto de Miles Davis, es la imagen de Monk en un espejo. Coltrane escribió melodías extensas y difíciles que podrían no tener fin. En la interpretación, improvisaba hasta límites agotadores (como ya comentamos en otra ocasión, Jimmy Cobb dijo que "Miles tenía que obligarlo a parar, porque Coltrane tocaba un solo de una hora y se suponía que estaríamos cuarenta minutos o algo así en el escenario"). Trane improvisaba sobre las diferentes escalas de cada acorde según un método que sólo existía en su mente y que le permitía desarrollar sus solos aparentemente hasta el infinito (algo que luego se llamó "sábanas de sonido"), y tenía la apabullante capacidad para hacerlo a una velocidad endiablada.

Parecería que hacer que estos dos músicos de Carolina del Norte grabaran juntos provocaría un desequilibrio peligroso para el oído, pero no fue así, ya que su trabajo juntos coincidió con el periodo en el que Trane comenzaba a jugar con la experimentación y con ideas nuevas que bullían en su cabeza, y la presencia de Monk aceleró la metamorfosis (inevitable de todos modos) e influyó en este punto crítico de su carrera, ya que en el grupo del pianista Trane pudo salirse de las estructuras de acordes convencionales y tantear caminos fuera de los cánones. Esto ocurrió cuando el grupo de Monk era residente en el Five Spot Cafe de Nueva York, pero por problemas contractuales (Coltrane acababa de firmar con Prestige) muy poco de este combo ha quedado grabado, sólo dos álbumes: Thelonius Monk with John Coltrane (Jazzland, 1957) y el álbum en directo At Carnegie Hall (Mosaic), grabado en noviembre de ese mismo año. También existen algunas recopilaciones como The complete Riverside Sessions y Complete Studio Recordings, y una grabación amateur de 1958 con una formación posterior, que fue editada por Blue Note en 1993: At the Five Spot.

Leí en algún lugar que Trane comentó que en ocasiones era como si los dos estuvieran tocando la misma melodía siguiendo en sus mentes progresiones de acordes distintas, y que era un milagro cómo Monk conseguía hacer que aquello sonase como un todo. Para los críticos de la época (y para muchos aficionados) el resultado era desconcertante, pero apasionantemente nuevo y excitante. A la larga, estas grabaciones han resultado una fuente de inspiración para muchos músicos que vinieron detrás.


De los temas que nos han legado, seis en el álbum y nueve en directo (según las ediciones que tengo) el que mejor refleja la dualidad entre ambos músicos es "Trinkle, Trinkle", que salta de la sincopada creatividad de Monk a la dinámica soltura del solo de Coltrane:


_______________________________________
* Fotografía de Don Schlitten: The Thelonious Monk Quartet con John Coltrane en el Five Spot Café de Nueva York (1957). De izquierda a derecha: John Coltrane, Shadow Wilson, Thelonious Monk y Ahmed Abdul-Malik.

3 comentarios:

Sergio dijo...

Obra maestra sin duda!
Cómo disfruto con este disco.
Great!

dizzy dijo...

Creo que tan solo existen tres albumes con estos dos gigantes, "live at the five spot", con una calidad de sonido bastante mala ya que es una grabación al aire, el "live at carnagie hall" imprescindible y el "Monk & Coltrane" que abre tu post. De este último a mi me gusta perticularmente la primera balada que abre el album "Ruby my dear", me parece sublime.
Un saludo

Manu Grooveman dijo...

Reconozco que Coltrane no se encuentra entre mis músicos favoritos del jazz debido a sus excesos virtuosos. Tal vez deba profundizar más en su música y darle otra oportunidad. En este tema, me quedo sin duda, con la síncopa saltarina de Monk...

Saludos