OBITUARIO: FATS WALLER

En un frío vagón de tren

Hace hoy 66 años, Fats Waller viajaba de madrugada en tren a su casa para pasar las navidades. Su fama había ascendido después de rodar Stormy weather (Andrew Stone, 1943) con Cab Calloway, Benny Carter... Estaba en la cima de su carrera. Tocaba en el Zanzibar Room de Hollywood cuando un brote de gripe lo cogió por sorpresa. Era un buen momento para tomarse unas vacaciones y volver a casa. Sin embargo, la calefacción del tren se estropeó durante el viaje, agravando la enfermedad. La obesidad y los años de alcohol agravaron el problema. Fats murió de neumonía a la altura de Kansas City, mientras dormía en el tren. Era el 15 de diciembre de 1943.

Fats Waller fue hijo de un hombre de iglesia. De él aprendió a poner los dedos sobre las teclas. Ignoramos de quién aprendió a tocar con esa fuerza que combina improbablemente ritmo y delicadeza. Quizás fue una herencia de su primera época como pianista de blues. Yo lo siento como una mezcla del estilo de New Orleans y del ritmo del swing. Sin embargo, no alcanzó notoriedad hasta que comenzó a cantar. Fue "descubierto" en una fiesta en casa de George Gershwin. Su histrionismo y su forma de tocar el piano llamaron la atención de un avispado productor que le hizo firmar un contrato con Victor que duró hasta su muerte. En los últimos trece años de su carrera grabó unos quinientos temas.

Para muchos, siempre fue un cómico; para otros, un genio con sentido el humor y la capacidad de entretener. ¿Qué más se le puede pedir a un músico?

In memoriam, Fats Waller.

¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨ * ¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨
A modo de insólito homenaje a Fats, recomiendo que vayáis al videoclub y alquiléis Rebobine por favor (Be kind rewind, Michael Gondry, 2008) por muy distintas razones. La primera, que es una comedia original y diferente; la segunda, el frustrado homenaje a Fats Waller, que comienza con el personaje interpretado por Danny Glover, propietario de un videoclub donde sólo alquilan VHS, que pregona constantemente que Fats Waller nació en el local donde se ubica su negocio, y termina con una película que filman casi sin medios los vecinos del barrio sobre la vida del músico.

Pero lo mejor está en una de las escenas suprimidas de la película, en la que un grupo de fans de Fats Waller se reúne en un tren abandonado para oír sus discos. Para interpretar a los fans, el director de la película recurrió a personajes del R&B (Booker T. Jones, Steve Cooper, Jimmy Scott) y del jazz (McCoy Tyner), que se reunieron para filmar esta simbólica escena. Por fortuna y gracias a la tecnología, no se ha perdido esta secuencia, que aparece en los extras del DVD, además de un pequeño concierto que Mos Def dio en París durante la premiere de la película y en el que interpreta varios temas de Fats, como Your feet's too big y The joint is jumpin'. Recomendable.

2 comentarios:

Dana Andrews dijo...

Para mí fue un genio. La verdad es que desconocía el motivo y lugar de su muerte, sin duda, insólito. Su forma de cantar fue única, tremendamente enérgica, como la manera de tocar el piano. Genial su papel de "Stormy weather".

elishamcmanis dijo...

hello~nice to meet u..............................