Side by side

Side by side es uno de esos discos que te llegan por casualidad, sin buscarlos. Side by side es un descubrimiento, uno de esos discos lenitivos que me devuelven al origen para que después pueda volver a entender y apreciar lo que de verdad me gusta.

Aunque Johnny Hodges representa lo que llamaríamos un solista de la orquesta de Duke Ellington, este álbum fue editado como un dúo de líderes, con los nombres de ambos en la portada: Duke Ellington and Johnny Hodges plus others, en realidad sólo contiene tres temas en los que aparecen juntos Hodges y Duke, grabados en febrero de 1959 con Harry “Sweets” Edison a la trompeta, Al Hall al bajo, Les Span a la guitarra y flauta y Jo Jones a la batería.

El resto es una excelente colección de temas grabados en agosto del año anterior con un plantel no menos espectacular acompañando a Johnny Hodges: Ben Webster al saxo tenor, Roy Eldridge a la trompeta, Lawrence Brown al trombone, Wendell Marshall al bajo, Billy Strayhorn al piano y Jo Jones a la batería.

El conjunto suena como una sola obra, con las diferencias y las semejanzas que podamos encontrar entre dos pianistas como Duke y Billy Strayhorn. Es cierto que el “instrumento” favorito de Duke Ellington era su orquesta, pero aquí toca el piano como acompañante y, al igual que Strayhorn en el resto de los temas, se ocupa de la introducción con unos compases que comparten la misma fuerza en sus pulsaciones (escúchense Stompy Jones versus Bend one) y el mismo carácter vocal de los dedos, que parecen cantar la introducción de los temas (Squeeze me versus Big shoe). Es un disco de Johnny Hodges, pero en ambas grabaciones es un pianista quien dirige a la banda.

Hodges, por su parte, disfruta y nos hace disfrutar con lo que Nat Hentoff define en las notas del disco como “conversational jazz”: todos sus fraseos se relacionan con algún instrumento, en todos tiene respuesta, no queda nada en el aire, consiguiendo que los temas suenen redondos, increíbles. Es realmente como si los instrumentos estuvieran manteniendo una conversación.

Johnny Hodges, señoras y señores. Impresionante en Just a memory, con una interpretación de molde, aunque aquí todos los solos son fabulosos, sin una nota de más y sin estridencias. Just a memory es un tema romántico que discurre por todas las voces, pasando de un instrumento a otro hasta que llega el solo de Hodges, más extenso, con un Strayhorn fabuloso y etéreo de fondo, al que se van uniendo el resto de los metales para llegar a una coda concisa pero maravillosa.

8 comentarios:

Faroni dijo...

Sencillamente... no hay palabras. Después te apuntas a "Back to back".

Troglo Jones dijo...

Para bastantes ha sido el mejor saxo alto de la historia. Un disco necesario.

Salud.

solojazz dijo...

Con esta clase de discos (magistralmente reseñado) sucede que al escucharlos, como dice la melodía compuesta por ambos maestros "empiezas a ver la luz" del jazz, de nuevo.

Saludos

Dr.Krapp dijo...

Johnny Hodges, Roy Eldridge y también Benny Carter no han tenido el reconocimiento que merecían por ser continuadores de un estilo clásico en pleno apogeo del bebop. Prematuramente se les llamó anticuados y fueron rechazados por la crítica en una época en que era más importante la imagen que los resultados. Sin embargo, la reedición de sus discos los está poniendo en el lugar que por derecho les corresponde.

Luz de Gas dijo...

Me lo estoy bajando ya te contaré

ESTHER dijo...

Tengo el disco. Mañana lo busco y me lo pongo rápidamente. Tengo ganas de volver a escucharlo.

Un abrazo.

Luz de Gas dijo...

y escuchando es genial

Luz de Gas dijo...

que decía que me lo bajé y lo estoy escuchando ahora mismo, es genial