ACORDES Y DESACUERDOS

Ah, el jazz.....

Paradójico. Llevo unos días sin conseguir que el navegador de internet responda a mis clics y hoy que puedo no me apetece escribir. Hay días que me apetece y otros me siento vago y leo, sólo leo. Esto hace que se me queden pegadas ideas ajenas que, con el tiempo, se convierten en estribillos saltarines que nadan en escorrentías de mi cabeza con divagaciones que nunca conducen a nada.

Así que hoy mejor os presto unas cuantas de esas frases, a ver si con esta generosidad interesada me deshago de algún pensamiento superfluo y, de paso, me ayudáis a despejar la incógnita: qué hay de cierto y qué de especulación en estos pensamientos.

I
La primera frase que cuelgo es una de mis preferidas. Es de Miles Davis, claro: “El silencio es el ruido más fuerte, quizás el más fuerte de los ruidos”. ¿Quién da más?

II
Otra frase, ésta de Carlos Santana: "El rock es una piscina. El jazz es todo un océano". Esta explicaría por qué nunca tendré una colección de jazz decente (ni suficiente).

III
Esta la he sacado de la biografía de Bill Evans, pero la frase se atribuye a Art Farmer, quien, al parecer, dijo que “el final de los años 50 y principios de los 60 fue el momento de máximo esplendor del jazz”. Pensad los nombres, pensad. Yo creo que sí, pero todo se puede discutir.

IV
Una más, una frase de Woody Allen en Sueños de un seductor (1972), pensando qué disco poner para impresionar a una chica: “Ahora he de tomar una decisión importante: ¿Me decido por Oscar Peterson o el Cuarteto de Cuerda número 5 de Bartok?”. Podríamos empezar a discutir sobre clásica y jazz...

V
Por último, pero no menos sangrienta, una frase de Bill Evans, que se pasó la vida teorizando, investigando y trabajando para mejorar su estilo y, sin embargo, dijo: “Me saca de quicio que la gente quiera analizar el jazz como si fuera un teorema musical. No lo es: es sentimiento”.

_______________
Las fotos, por cierto, son de Herman Leonard: Dizzy Gillespie en 1948 y Chet Baker en 1965.

7 comentarios:

victux dijo...

A veces me pasa lo mismo, tengo tanto en la cabeza que me cuesta aterrizar las ideas y al final termino sin escribir nada.

Para continuar con las frases, hay una de Chalie Parker que me gusta mucho: “Master your instrument, Master the music, and then forget all that shit and just play”. En español sería algo así como: "Perfecciona tu instrumento, perfecciona tu música, y luego olvida toda esa porquería y simplemente toca".

Saludox!

Troglo Jones dijo...

Hola, Félix:

Yo me siento vago casi todos los días, por no decir todos. Pero bueno, qué le vamos a hacer.

Me gusta la frase de Woody, porque hace desaparecer categorías en dos líneas. John Lewis también dijo algo así: "No me gustan las categorías. Para mí sólo existe música buena o mala. El buen jazz se escucha como se escucha a Mozart, Bartok o Beethoven". Duke también estaba de acuerdo.

Un abrazo.

Sebastián dijo...

Comparto el espíritu y la letra de todas esas frases, pero si tuviera que elegir me quedaría con la de Bill Evans.

Aprovecho que estoy leyendo "Carambola", de Luc Delannoy, para transcribir aquí un par de frases que tengo subrayadas. La primera es de la pianista argentina Lilian Saba: "El jazz ofrece una sensación potencial de libertad a partir de lo que cada uno 'es' desde su propia identidad". La segunda, en la misma línea, es del propio autor del libro: "El jazz, por su capacidad incluyente, de hospitalidad, porque está abierto a las fusiones, es un lugar generoso que favorece la eclosión de nuevas identidades".

¡Se pueden decir y se han dicho tantas cosas sobre el jazz! Pero el mismo Delannoy recoge también esta frase que un día alguien le dijo: "Existen tres clases de verdad: la mía, la tuya y la del otro".

Un abrazo.

ESTHER dijo...

A ver, en la década de los 50 y principios de los 60, entre otros muchos, destacan Thelonious Monk, JJ Johnson, Sarah Vaugham, Clifford Brown, Max Roach, Sonny Rollins, Art Pepper, Cannonball Adderley, Charles Mingus, John Coltrane, Ornette Coleman, Miles Davis, Lennie Tristano, Gerry Mulligan, Wes Montgomery, Oliver Nelson, Chet Baker, Shorty Rogers, Shelly Manne, Steve lacy, Dexter Gordon, Joe Henderson, Eric Dolphy, Art Blakey, Horace Silver... y por supuesto Bill Evans

En boca de J. García: “Etiquetas al margen, el rasgo decisivo de la década de los años 50 es el derroche plural de talento. Estamos en un periodo de asombrosa riqueza jazzística...”

Desde luego fue un periodo para el jazz verdaderamente interesante.

Un abrazo y buenas fotos! Y es que Herman Leonard es un Dios entre dioses.

millass dijo...

Hola Félix. Es la primera vez que dejo un comentario en tu blog, y cualquiera de las frases que citas nos lleva a preguntas que nos hacemos. No obstante, me arriesgaré a darte mis interpretaciones, reflexiones...
I
En el silencio residen todos los sonidos, todas las ideas. Es en el momento de conformarse las preguntas, cuando en ese ruido, ese batiburrillo, empezamos a distinguir las notas adecuadas para construir, para expresar, para comunicar. Ahí están grandes sordos, o mejor, sordos "grandes" como Goya.
II
Lo que más patente me muestra este hecho entre el rock y el jazz, al margen de las improvisaciones, es cómo la batería no se limita al ritmo, sino que "hace la música" que construye todo un paisaje, un espacio, donde los demás instrumentos... Nos podemos conformar con que en el jazz hay un buen puñado de discos que, por sí solos, son todo un océano.
III
Esta me plantea pocas, muy pocas, dudas. Ya dejé un post al respecto hace poco. En esa época, además, se abrieron todos los caminos posibles.
IV
¿Y por qué no, jazz y clásica?, ¿o clásica en jazz?. Y no un sólo disco; mejor una selección.
V
Paco de Lucía decía que para tocar jazz "hay que pensar". Es posible que eso mismo diga un músico de jazz cuando se fusiona con el flamenco. También el flamenco es sentimiento, pero ¿qué sentimiento no nos mueve a pensar, siendo éste, el pensamiento, donde somos libres?.


Y a otra cosa: Mis felicitaciones por la publicación de tu libro.

Un abrazo, y hasta la próxima.

Marcelo Camisay dijo...

Maravillosas verdades envueltas en forma de ideas..

Un saludo

Hector Aguilera S. dijo...

Creo que la gran revolución en la música de jazz fue el Be-Bop. Todos los musicos tenían una gran formación académica en música. Bill Evans fue influenciado por músicos tales como Ravel, Debussy, Rachmaninov, te recomiendo que escuches la grabación All Mine de Bill Evans
Saludos,
Héctor Aguilera S.
www.blogspot.com