¡LATINA!

LA COCODRILA, ¡Coño! (But With a Swing) (DLT, 2018)


Nos llega el álbum debut de Deborah "La Cocodrila" De La Torre, pianista nacida en Miami y afincada en Denver, un disco de ritmos latinos donde pone a prueba las fronteras del jazz con su exploración constante de armonías y estilos dentro de cada tema, con su manera de llevar al límite el ritmo, su uso de las escalas, y, sobre todo, ocn una personalidad poderosa que se deja sentir en su manera de acometer los acordes. Una pianista que es un placer descubrir. 

De ascendencia cubana y europea, La Cocodrila se vale de músicos de Denver para construir un álbum con todo el carácter y la pasión latina. Acompañada por Ron Bland al bajo y Thomas A. Blomster en la percusión, funcionan como un trío de jazz clásico en algunos temas mientras que, en otros, se les unen Patricia Surman (flauta), Dave DeMichelis (guitarra eléctrica), Randy Runyan (trompeta) y Rodney Farrar (chelo). Once composiciones originales que son puro ritmo y que destilan esa pasión inherente al latin jazz.

Sobre los temas, hay mucho que decir pero me gustaría resumirlo en ese término (pasión) porque los ritmos calientes del latin hay que sentirlos. Sin embargo, me gustaría destacar algunos cortes, para hacer justicia al complicado trabajo de composición, nada autocomplaciente, lleno de investigación, de ganas de romper y construir más allá del concepto cómo de jazz. 


El álbum comienza con "Bop Bop Bop Bop", un tema que transita las rutas marcadas por el bop en simbiosis con los pianistas cubanos (hay mucho Dizzy aquí) pero cuyas armonías y ritmos se mueven dentro del mismo tema desde las influencias caribeñas, la Costa Oeste o reminiscencias de Ellington. Este inconformismo, patente en todo el disco, se puede escuchar mucho más nítido en el tema que da título al álbum, "¡Coño" (But With A Swing)", lleno de cambios de ritmo, de estilo, de texturas... Detengámonos un momento aquí para aclarar que ¡Coño! en España es una expresión coloquial de sorpresa o admiración, generalmente con sentido festivo o cómico. El tema en cuestión es una montaña rusa digna de figurar en un repertorio de casting porque aquí la pianista lo da todo: velocidad, cromatismos, estilo, dominio, improvisación... y esto sin personalidad no valdría nada. 

El título de "Dulce y caliente" lo dice todo: es un tema festivo con un juego maravilloso entre la percusión y el piano. No vamos a hablar de influencias porque hay tanta mezcla, tanta química en el disco que sería agotador. Lo verdaderamente interesante de La Cocodrila y su disco de debut es la manera en que la pianista se mueve por las teclas con una fuerza y una personalidad que otros sólo consiguen aporreando (perdonen el verbo tan expresivo) el teclado. Una muestra de ello es, por poner un solo ejemplo, "Tres Mañanas", un tema a tempo medio con una fuerza inusual gracias a la manera de marcar las notas de La Cocodrila. Otro ejemplo sería "El Sudor", donde un sugestivo riff de contrabajo, contestado por un lacónico piano, sirven de intro al tema, lento, expresivo, donde la pianista desbroza la partitura con calma tensa, muy Monk, pero con una expresividad casi romántica (musicalmente, se entiende).

El ritmo ascendente hacia el tercer acto de esta historia comienza en "Oya's Funk", cuyo título ya expresa lo que contiene: ritmos funk en los que destaca la guitarra y donde el piano sigue, en un difícil equilibrio, manteniendo la misma personalidad del resto de los temas. con una explosión percusiva que es más que un solo de batería, que lleva al clímax del tema y que nos arrastra hacia el final del disco: el vertiginoso "Turrón" y la explosión de ritmo y vientos, que es "Baile Cubano", suma de lo que debe ser un temazo de jazz latino, arrastrándonos inexorablemente por ritmos bailables hasta el ¡bang! final. 

Un disco más profundo cuantas más escuchas se le dediquen, con un gran trabajo compositivo, lleno de erudición y versatilidad, una tarjeta de visita perfecta para una pianista personal que merece la pena descubrir.


_______________

* Web oficial: www.lacocodrila.com

* Foto: Armando Geneyro (armandogeneyro.com)

No hay comentarios: