SWING OF CHANGE

Gran cine en pequeñas dosis

Estamos aburridos de clamar que cada vez se hace peor cine y mejor televisión. Si no opinan lo mismo, encuéntrenme en la pantalla grande algo comparable (en calidad) a series como The Sopranos, Tremé o Mad Men. Lo que hoy venimos a comentar aquí (y a ofrecerles en la pantalla de más abajo) es un corto titulado Swing of Change (traducible más o menos como El swing del cambio), cuyo argumento nos ha emocionado y cuya música nos va a servir de pretexto para incluirlo entre las reseñas de Jazz, ese ruido

Este corto de animación francés, de sorprendente mensaje moral, tiene el ritmo de un pensamiento, una sobria fotografía y una música fantástica compuesta por Denis Riedinger e interpretada por un quinteto liderado por el trompetista Jean-Christophe Mentzer. Está ambientado en la Nueva York de los años 30 pero la música, sin bajo ni piano, tiene ese aire de Nueva Orleáns (¡esa trompeta rebelde!) que el estilo New York heredó parcialmente a través de Chicago. Y la sordina (¡la sordina!) tiene una cantidad de matices incalculable...

Se trata de un corto de graduación realizado por Harmony Bouchard, Andy Le Cocq, Joakim Riedinger y Raphael Cenzi, alumnos de la ESMA (École Supérieure des Métiers Artistiques de Montpellier) y, como dije más arriba, tiene la textura del buen cine y esa música que tanto nos gusta.

Que ustedes lo disfruten.




Los músicos del corto:

Jean Christophe Mentzer, trompeta
Renaud Bernad, trombón
Sébastien Lentz, trompa
Michael Cortone, tuba
Stephane Fougeroux, percusión

______________
* El corto en Filmaffinity: www.filmaffinity.com/es/film611793.html

5 comentarios:

Sergio DS dijo...

Buenísimo, gracias por relacionar a los músicos, lo merecen.

dizzy dijo...

Buen corto, si señor. Respondiendo a tu primera pregunta te diré que de lo mejorcito que he visto en cine ultimemente está una pelicula de animación "wall-e", me pareció que supera a muchísimas peliculas de "actores"
Saludos

Amando García Nuño dijo...

Qué importante difundir estas pequeñas maravillas, aunque sea por la red.
Sin ser experto, ya lo sabes, esa atmósfera de trompeta de New Orleans atrapa. Y -por cierto- a esas fantásticas series (mejores que los largometrajes al uso) añadiría The Wire y su antecesor The Corner, ésta última con unos blues inéditos de Corey Harris. Un abrazo.

Félix Amador-Gálvez dijo...

Amando, anoto The Corner. No la conocía. Estamos hambrientos de buen arte y en el cine de buena narrativa.

Dr.Krapp dijo...

Existe en la red un amplio número de cortos, hay que ver lo que ha supuesto Internet para la difusión de cortos, donde el jazz es texto o pretexto y sería interesante que alguien se preocupase de hacer alguna recopilación de ellos.
El que has puesto es magnífico.