NONITZ

La música de Lee Konitz entre dos generaciones 
(+entrevista a Marcel·lí Bayer)

Lee Konitz es uno de esos músicos capaces de mostrarse cerebrales y de improvisar al mismo tiempo. Su larga carrera, que abarca seis décadas, es una apacible línea, casi recta, que surca la Historia del Jazz de manera consecuente y brillante. El saxofonista catalán Marcel·lí Bayer (Original Jazz Orquestra, Esmuc) explora el universo musical de Lee Konitz en su primer trabajo como líder, titulado Nonitz (Quadrant, 2011) y lo hace con ideas frescas e incluso rompedoras, y con la colaboración del propio Konitz en cuatro de los temas.


Hemos mantenido una conversación con Marcel·lí Bayer acerca de este trabajo.

Jazz, ese ruido:  El comienzo más obvio para esta entrevista sería preguntarte qué has sentido al contar en tu primer disco como líder con laguien de la talla de Lee Konitz, pero lo que nos interesa más es ¿por qué elegiste su música para esta grabación?

Marcel·lí Bayer: Elegí la música de Konitz por una combinación de factores: en primer lugar, porque como melómano de jazz me gusta escucharla (lógicamente!) y considero que, como compositor, Konitz mecla de manera muy interesante intelectualidad e inspiración en sus temas. Escribe con lirismo y, a la vez, con sofisticación melódica y eso es, en mi humilde opinión, algo difícil de lograr.

En segundo lugar, porque el Konitz intérprete es la segunda cara de la misma moneda. Lee es un músico honesto, arriesgado y sincero, que se ha mantenido siempre al pie del cañón a lo largo de más de 60 años de carrera y que persigue algo tan sencillo pero tan complicado a la vez como improvisar frases bonitas y que tengan un sentido musical.

J,ER: Pero he leído en algún lugar que comenzaste tocando el clarinete. 

MB: Eso es cierto, empecé tocando clarinete a la edad de 8 años, en la escuela de música de mi barrio, con un profesor (Ricard Peraire) que, durante 10 años, me ayudó mucho y me hizo crecer tanto como músico como persona.

J,ER: Volviendo al Konitz de carne y hueso, ¿no te dio miedo interpretar sus temas con él al lado, plantearle tu visión de ellos?

MB: La verdad es que cuando confirmamos que íbamos a grabar con él sentí una mezcla de respeto enorme y, a la vez, unas ganas tremendas de llevar a cabo la sesión. El dia de la grabación intenté dejarme llevar y disfrutar el momento al máximo. Había costado mucho esfuerzo llegar hasta ese punto como para tener miedo o ponernos nerviosos!

Además, Konitz es un músico curtido en mil batallas, sabía que él tocaría bien. La única manera de poder intentar estar a la altura era con una buena preparación previa de ensayos y actuaciones y estudio personal y con una actitud relajada en el momento de grabar.

Me sentí un privilegiado de poder grabar tanto con Lee como con el resto de músicos y amigos que, desinteresadamente, confiaron y colaboraron en el proyecto y permitieron darle vida. Sin ellos, nada de todo esto hubiera sido posible, parece un tópico pero en este caso es totalmente cierto.

J,ER:  ¿Qué tiene la escena barcelonesa para que surjan últimamente tantos músicos interesantes? 

MB: Seguramente el secreto consiste en mezclar una combinación de personas apasionadas por esta música que residen aquí o que han pasado temporadas en nuestra ciudad y que contribuyen a motivar al personal junto con la importante misión pedagógica que llevan a cabo las tres instituciones donde se imparte el grado superior de jazz, que ayudan a formar a músicos jóvenes (ESMuC, Conservatori del Liceu y Taller de Músics).

J,ER:  Has tocado en la Original Jazz Orquestra del Taller de Músics, en la Big Band del Esmuc, con Maria Schneider... ¿Qué diferencia hay entre tocar con una big band y con un grupo pequeño? 

MB: En ambos casos el nivel de responsabilidad es altísimo. Es como la diferencia entre el fútbol y el tenis. En el fútbol formas parte de un equipo y, si juegas bien, contribuyes a la victoria. En el tenis, estás solo o en pareja y tu grado de responsabilidad parece más alto. Sin embargo, es el mismo: no puedes tener a nadie que cubra tus errores pero en realidad, la meta es la misma que en el deporte colectivo, ganar y jugar bien.

En el terreno musical, aunque parezca que en una big band te puedas sentir "protegido" por tus compañeros, el nivel de responsabilidad del músico es el mismo que en una formación pequeña. Se trata de tocar afinado, a tiempo y ser creativo a la hora de improvisar e intentar que quien escuche pase un buen momento escuchando música en vivo.

J,ER:  Supongo que habrás encontrado el equilibrio en tu noneto, a medio camino entre la orquesta y el pequeño combo. Seguimos hablando de sensaciones, ¿qué diferencia hay al ser el líder? 

MB: El hecho de ser el líder de una formación te obliga a tomar decisiones y a formarte un criterio para poder elegir un camino a seguir. También tiene una parte organizativa y de gestión importante, hacer llamadas, enviar correos, etc. De todos modos, en el caso de Nonitz, es un trabajo muy fácil de llevar a cabo puesto que todo el mundo colabora y cree en proyecto. Soy el "líder" porque escribo los arreglos y dirijo los ensayos y pagué el disco pero el papel del resto de músicos es tan importante como el mío. Sin ellos ésto no suena y no tiene ningún sentido. Los arreglos están escritos pensando en Tom, en Cèsar, en Joan, en Cèlia, en Lluc, en Santi, en Miguel o en Pol y en su sonoridad, no en una trompeta, un trombón, una guitarra, etc... 

J,ER: Finalmente, como andaluz seguidor del Barça desde que tenía nueve años, tengo que preguntarte por ese proyecto llamado Romários en el que fusionáis free jazz y pasión culé. 

MB: "Romarios" nace como propuesta de Pau Solsona y Guillem Roma, vinculados a la asociación "Lluïsos de Gràcia" de Barcelona quienes, conocedores de mi lado azulgrana, me encargaron formar un grupo para transmitir partidos del Barça en directo (o diferido) y narrar, musicalmente, lo que sucediera en el terreno de juego. Tras algunos conciertos en el teatro de la asociación, conseguimos "exportar" el proyecto a Banyoles donde, Francesc Viladiu, el entusiasmado programador de l'"Ateneu" organizó, en motivo el pasado derbi Barça-Espanyol, un "Romarios vs. Tamudos", en el que nos enfrentamos musicalmente, a un equipo formado por jugadores pericos. "Romarios" es un proyecto muy divertido, en el que invitamos al público a reflexionar sobre los lazos que unen deporte y arte y, a la vez, seguir el partido de fútbol y animar a su equipo!

Bayer con Konitz en el estudio


Los músicos del noneto son:

Marcel·lí Bayer, saxos alto, soprano, arreglos 
Lluc Casares, saxo barítono, clarinete, clarinete bajo
Pol Omedes, trompeta y fiscorno
Tom Johnson, trombón 
Cèsar Joaniquet, saxo tenor
Cèlia Torres, cello Santi Careta, guitarras y banjo
Miguel Serna, bajo
Joan Terol, percusión
Lee Konitz, saxo alto en los temas 1, 4, 9 y 11

Agradecemos a Quadrant y especialmente a Marcel·lí su colaboración para la realización de este entrevista.

_________________________
* Más info sobre este interesante músico en su página web: marcellibayer.wordpress.com o en la página de Quadrant Produccions, donde se puede escuchar algún tema.

** La fotografía es de Gema Darbonens.

No hay comentarios: