Playing by heart

"Tengo un amigo. Es músico. Toca la trompeta. Es muy bueno. De vez en cuando, voy a sus jam sessions y toca mi canción favorita: un viejo tema de Chet Baker. Siempre la toca de la misma manera, pero nunca suena igual. Una noche que salimos de copas (yo entonces bebía) intenté explicarle lo que me hacía sentir esa canción. Esa melodía me emocionaba y su forma de interpretarla también. Él negó con la cabeza y dijo: «Joan, no se puede hablar de música. Hablar de música es como querer bailar con un edificio» y le dije: «Qué gilipollez. Si nos ponemos filosóficos no podremos hablar de casi nada. De amor, por ejemplo». Entonces, se echó a reír y dijo: «Desde luego, hablar de amor es como querer bailar con un edificio».

¿Es cierto que hablar sobre jazz o sobre el amor “es como querer bailar con un edificio”? ¿Qué tiene de complicado el amor para que lo comparen con el jazz? O, simplificando lo imposible, ¿quién no se ha enamorado alguna vez de Angelina Jolie o de un tema de Chet Baker?

Con la frase de más arriba comienza Playing by heart (Jugando con el corazón), la película coral de Willard Carrol que habla del amor en todas sus formas más desconcertantes y complicadas.

Cuando Angelina Jolie dice “Esa melodía me emocionaba”, aparece por primera vez en la pantalla su rostro, acunado por la banda sonora, una composición de John Barry. No es de las más brillantes. Sin embargo, merece dos sobresalientes. El primero, la atmósfera desesperada y lacónica que crea en torno a los personajes y que encaja maravillosamente con sus vidas, duramente ancladas en ese estado de permanente espera. El segundo, la inclusión entre los músicos del trompetista norteamericano Chris Botti.

La primera vez que vi a Chris Botti fue en un concierto de Sting (siempre acompañado de buenos jazzmen) en el año 2000. Su aspecto me recordó instantáneamente al joven Chet Baker (trajeado, rubio, con un atractivo inocente y rebelde a la vez, su pose) y busqué alguno de sus discos como líder. Tiene una media docena. Night sessions (Columbia, 2001) y Slowing down the world (GRP, 1999) me confirmaron que su forma de tocar, que va del cool al smooth jazz, ha bebido directamente de la fuente. Su presencia en esta banda sonora no es un simple homenaje a Chet Baker. Botti es uno de sus hijos, musicalmente hablando.

Con Chris Botti a la trompeta, John Barry y su banda sonora van de su habitual forma de tratar la música incidental al jazz sin despeinarse. Y en medio de este experimento, la presencia intermitente del homenajeado Chet Baker con algunos temas como I’m glad there is you de Tommy Dorsey o Everything happens to me, con el cuarteto de Charlie Haden.

Desgraciadamente, en el disco no cabe toda la banda sonora. Aparte de esto, lo único que quizás se pueda achacar a este experimento es que en la película no luce. Por obra y gracia del montador (o del director) la música pasa desapercibida durante casi todo el metraje, a excepción de las cancioncitas (Morcheeba, PJ Harvey, Soul II Soul y Moby, que no están en el disco) que intercalan y que suenan a tope. Es una pena porque hay momentos en esta banda sonora hechos a la medida de las mejores escenas y le podían haber sacado mayor partido.

¿No recuerda a las fotos que William Claxton hizo de Chet con su novia?

El personal de disco a las órdenes de John Barry son:
Chris Botti, trompeta
Michael Lang, piano
Leland Sklar, bajo
Harvey Mason, batería
Daniel Higgins, saxo y clarinete
Tommy Morgan, armónica

9 comentarios:

Faroni dijo...

Esta entrada suena pero que muy bien y gracias por la reseña del disco que necesitaba por razones que no vienen al caso. Y para qué vamos a hablar de música si ésta habla por si sola.

solojazz dijo...

No conocía de esta pelicula musical. Que bueno que has hablado de ella Coincido con el comentario sobre Botti y tengo el disco, pero sin Angelina en la portada. Del elenco, conosco a H. Mason que forma parte del grupo "Fourplay" junto con el tecladista Bob James, Larry Carlton (guitarra) y Nathan East (Bajo). En su disco "Journey", por cierto, tocan una melodía de Sting.

Saludos

Félix dijo...

Faroni, gracias por tu visita. Tu blog también es muy interesante.

Solojazz, no es una película musical. De hecho, como escribí, la música apenas tiene protagonismo en la película. El disco es interesante desde el punto de vista jazzístico, pero apenas se oye durante la proyección.

Faroni dijo...

Agradezo tu visita y espero que sigamos comentando sobre esta bendita música.
Sólo una pregunta, mera curiosidad: ¿Tienes la grabación completa del Massey Hall o una versión reducida?.
Hasta pronto.

Félix dijo...

Saludos, amigo Faroni:

Sólo tengo el disco con los temas del quinteto. Por lo que he visto buscando, no hay nada de lo que grabaron el trío. Pero sigo buscando.

un saludo.

Faroni dijo...

Estimado Félix:
Te informo sobre la grabación completa del Massey Hall.
Existen versiones de los temas del quintento, algunas piratas y baratas.Mingus tuvo que regrabar las partes del contrabajo en los temas del trio.
Como Debut paso a pertenecer a Prestige-Fantasy, ésta edito el concierto casi completo, temas del trio y del quintento, más algún tema del trio en otra fecha (2 LP y CD).
En la actualidad está editado el concierto completo, en esta dirección puedes ver la carátula
http://www.amazon.com/Complete-Jazz-at-Massey-Hall/dp/B0000A0DS4 (los temas están ordenados y hay un añadido de Max Roach). Normalmente se encuentra barato.

Félix dijo...

Amigo Faroni, mil gracias por la información. Lo pongo en mi interminable lista de deseos.

salud.

Troglo Jones dijo...

Salud, Félix:

¿Qué tenía Chet Baker? Desde luego, hubo y hay músicos mucho mejores que él. Sin embargo, a todo el mundo le gusta, también a mí. Qué misterio.

Un abrazo.

Isa dijo...

Te agradezco, Félix, que me hayas llevado de la mano hasta Chris Botti; no lo conocía y me ha encantado. Gracias también por tus visitas a Para Leernos. Es agradable encontrarte por allí. Yo volveré también por estas páginas.
Un saludo.