Birdland

Gracias a mi amigo Manolo Sosa, llevo una semana enganchado a este disco. Es como un vicio. ¿Qué otra cosa se podría pedir a un disco con Bird y Miles juntos? Charlie Parker con Miles Davis, o Charlie Parker y Miles Davis, ¿dónde está la diferencia?
23 temas correspondientes a las grabaciones del cuarteto de Bird para el sello Savoy, incluyendo a Miles, pero también a Bud Powell y a Max Roach, entre otros; 23 temazos llenos de ritmo, bebop, pasión, sincronía pero también competencia, individualismo; 23 temas capaces de demostrar que el jazz es artificio y filigrana, funambulismo sin red, arte efímero (lo era antes de existir la grabación y lo sigue siendo en directo), irrepetible y único como todo lo grande.
Fue en esta fecha y con Savoy cuando Charlie Parker grabó como líder por primera vez, y tuvo la suerte o la desgracia de triunfar joven. Si bien Bird, como a otros jazzmen no se le puede valorar en juventud porque murió pronto, sí es llamativo que en estas grabaciones realizadas entre 1945 y 1948 (Bird nació en el 20), el combo resulta sorprendentemente joven: la edad media del personal que respalda a Bird en esta grabación sea de veintialgo, como un Bud Powell de veintipocos años que luego sería el pianista imprescindible para comprender el bebop o un Miles Davis que en el 44 aún no había cumplido los veinte, magníficos músicos que destacaban por su maestría a pesar de su juventud.
El joven Miles Davis que suena en este disco camina muy en la línea de Charlie Parker, es el acompañante perfecto, si bien en Miles todo es camino, transición, evolución, y aunque se le nota la influencia del líder, fraseos heredados de Dizzy Gillespie, también limitaciones, que siempre las tuvo… Se cuenta de esta grabación que Miles se rindió: no se veía capaz de seguir la técnica de Bird, sus complicados patrones rítmicos, incluso vomitó, y se dice también que Dizzy Gillespie tuvo que reemplazarlo en uno de los temas, haciendo doblete: tocando la introducción con su trompeta y cruzando el estudio para acompañar al piano a Bird durante el resto del tema. ¿Leyenda? En los créditos del disco aparece Dizzy como pianista.
Pero Miles es Miles. Hasta unos años después, con Birth of the cool no abandona la formación de Charlie Parker para encontrar y mostrar su verdadera y cambiante personalidad. Pero para entonces ya tiene otra madurez.
Resumiendo, Birdland: legendary Savoy sessions, el nacimiento de su estilo, virtuosismo, velocidad, temas casi todos de Bird (algunos de Miles), cromatismo parkeriano, inspiradas improvisaciones, emoción imposible de reescribir. Un disco para gozar.

No hay comentarios: