NO LO TOQUES TODO

Consejos de Monk a Steve Lacy

Transcribimos aquí esta interesante nota encontrada en varios rincones del Universo Internet.  En ella, se pueden leer algunos valiosos consejos transmitidos por Thelonius Monk a Steve Lacy, con el que tocó en esta época (1960), mucho antes de grabar con él el imprescindible Big Band and Quartet in Concert (Columbia, 1964) y antes de que Lacy formara un cuarteto en el que sólo interpretaban temas de Monk.
¿Es real documento? Según se deduce de algunas opiniones, estos consejos de Monk no son de su puño y letra sino que, al parecer, fueron transcritos por el propio Lacy, pero son igual de útiles y estimulantes, tanto para músicos como para aficionados.

Aquí les dejo el texto completo. Perdonen la traducción, víctima de mi pobre vocabulario.


ADVERTENCIAS DE T. MONK (1960)

Sólo porque no seas un batería, no significa que no tengas que mantener el tempo.
Mueve el pie y canta la melodía en tu cabeza mientras tocas.
Deja de tocar todas esas notas raras (son caca de vaca), ¡toca la melodía!
Haz que el baterista suene bien.
La discriminación es importante.
Tienes que cavar para profundizar, ¿tú cavas?
¡Todo perfecto!
Siempre sabes... (Monk >)
Debe ser siempre de noche, de otra manera no necesitarían las luces.
¡Elevemos el escenario de la banda!
Quiero evitar a los que interrumpen.
No toques la parte del piano. Yo toco eso. No me escuches. Se supone que yo estoy acompañándote a ti.
El interior de una melodía (el puente) es la parte que hace que el exterior suene bien.

No lo toques todo (o todo el tiempo); deja pasar algunas cosas. Alguna música sólo imaginada. Lo que no toques puede ser más importante que lo que toques.
Una nota puede ser pequeña como un alfiler o tan grande como el mundo. Depende de tu imaginación.
Mantente en forma. A veces un músico espera para un bolo y cuando llega, está fuera de forma y no puede hacerlo.
Cuanto estés swingeando, swingue algo más.
(¿Qué deberíamos ponernos esta noche? ¡Lo más deslumbrante posible!)
Siempre déjalos deseando más.
No suenes como alguien en un concierto, sólo estate en el escenario. Esas piezas fueron escritas sólo para tener algo que tocar, para mantener a los colegas suficientemente interesados para venir a ensayar.
¡Lo tienes! Si no quieres tocar, cuenta un chiste o baila, pero en todo caso, ¡lo tienes! (para un batería que no quería hacer un solo)
Cualquier cosa que pienses que no se puede hacer, alguien vendrá al final a hacerla. Un genio es el único semejante a sí mismo.
Intentaron hacerme odiar a la gente blanca, pero alguien siempre venía a estropearlo.


1 comentario:

jaal dijo...

Curioso personaje Monk. A veces un loco, a veces un fuera de serie.

Saludos