ENRIQUITO EN ALCUDIA

Bop, flamenco y elegancia a partes iguales

Ni la placidez ni la elegancia ni la trompeta son elementos que se puedan encontrar habitualmente en el flamenco. Sin embargo, cuando descubrirmos a Enriquito con su excelente disco de debut Me quito el sombrero (Youkali Music, 2011), lo primero que nos sorprendió fue la elegancia con que este músico fusionaba conceptos flamencos contemporáneos con la trompeta de jazz. Bases flamencas, muy étnicas, dosis de improvisación y la trompeta (un instrumento extraño a la cultura del flamenco) dando cohesión al experimento con una autoridad fabulosa. Ahora, en su nuevo disco, titulado Alcudia, su concepción de los temas es más jazzística, aunque la fusión sigue manteniendo su tira y afloja entre los dos estilos.


Grabado en directo en el Valle de Alcudia, cerca de su Puertollano natal, el álbum reúne a un quinteto muy diferente al de su primer disco: Enriquito (trompeta y fliscorno), Rubén García (piano), Carlos Leal (guitarra eléctrica), Yago Salorio (bajo eléctrico) y Rodrígo Díaz "El Niño" (batería), un combo que funciona y en el que parece que el trompetista se siente a gusto porque la música fluye con naturalidad y frescura, algo poco habitual en los experimentos de fusión.

Al quinteto se añaden colaboraciones muy interesantes: Diego Guerrero, Juanito Makandé y Nasrine Rahmani (percusión), músicos muy habituales en grupos de fusión con flamenco. Excepcionalmente, en el tema que da tíulo al disco ("Alcudia") aparece el cuarteto de Jorge Pardo: Josemi Carmona (guitarra flamenca), Pablo M. Caminero (contrabajo) y Bandolero (cajón flamenco y percusión).

El álbum suena más sereno, más "íntimo" (por encontrar una palabra que defina la paz que rezuman algunos temas, salvo cuando la voz rompe esa serenidad ganada a pulso) e incluso en algún tema ("Fue tu mejor actuación") el espíritu de Chet Baker parece renacer en la trompeta de Enriquito, mientras que en otros temas ("Déjate de historias") su forma de tocar recuerda el estilo del maestro Rava. Sorprende en este último corte el uso de la guitarra eléctrica, que aporta un toque funky y pone un contrapunto muy interesante al quinteto. Por lo demás, un disco de los que se escuchan de principio a fin.

Una joya, ya les guste el jazz, el flamenco o el jazz flamenco.



____________________
* Fotografías de Jaime Masseu (www.jaimemassieu.com), tomada de Lanzadigital.com, y de Manuel Naranjo.