ANITA O`DAY

Vida de una (indestructible) cantante de jazz

El documental, dirigido por Robbie Cavolina y Ian McCrudden, comienza con esta frase: "Sus experiencias personales incluyen la violación, el aborto, la cárcel, la adicción a la heroína...", a lo que la protagonista responde: "Así es como fueron las cosas." Poco alentador pero (desgraciadamente) típico en una figura del jazz de los 30, 40, 50... ¿Para qué concretar? Anita O`Day, como muchos otros genios, poseía un don y una maldición. La maldición, la mayor parte de las veces, consiste en relacionarse con las personas inadecuadas. El don, más interesante, es su capacidad para improvisar (se decía que le gustaba incluir cualquier ruido del club en sus canciones) y su forma particular de cantar, provocada por una amigdalectomía en la que le extirparon la campanilla por error, lo que, en sus propias palabras, la obligaba a cantar en corcheas y a sacudir la cabeza cuando quería producir un vibrato. Con don o con obstáculos, lo cierto es que Anita O'Day vivió y cantó hasta los 86 años y que, puestos a escoger, sería la nuestra única cantante blanca en el podio de las grandes cantantes de jazz.

Ser una cantante blanca en una orquesta de los años 40 no era fácil ni en Nueva York ni en los clubs de la América profunda. El documental revisa una impresionante versión de "Let Me Off Uptown" en la que Anita canta con Roy Eldridge, por entonces trompetista de la orquesta de Krupa. Aparte del valor musical, está el anecdótico. Ambos (Roy más) se jugaban la vida, literalmente, al cantar juntos ante un público que tardaría décadas aún en aceptar la integración. Pero ambos eran estrellas en ascenso y al público les encantaba. Este video es la prueba, hay un corte (probablemente censura) en el minuto 0:53 que salta el diálogo entre la cantante blanca y el trompetista negro, cuya transcripción pueden leer en este enlace

Cuenta también Anita en el documental que, después de haber pasado por la orquesta de Gene Krupa, la de Stan Kenton parecía un mundo aparte. Cuando había un descanso, los músicos de Kenton, en lugar de desaparecer para beber o drogarse, descansaban o comían, ¡incluso leían libros!, añade. Le quedarían muchas cosas por ver. Su ingreso en la cárcel por consumir drogas, al contrario de llevarla al fondo, le permitió, en sus palabras, conocer otro tipo de gente y tener otro punto de vista sobre la vida.

Pero la vida de Anita O'Day está por encima de las circunstancias y de las décadas, ya que abarca desde los años 40 hasta su última grabación con 86 años, Indestructible (Kayo Stereophonics, 2006). No, la vida de Anita O'Day está caracterizada por la misma improvisación con que interpretaba sus temas. Con improvisación y un absoluto dominio de la voz, es considerada por muchos músicos como uno más de ellos, una auténtica instrumentista. En el documental aparece interpretando un tema llamado "Four Brothers" que originalmente fue escrito para cuatro saxofones. Anita interpreta la melodía sustituyendo a uno de ellos y los otros tres se encargan de las armonías. Es, naturalmente, un tema sin letra, en el que ella hace scat llevando la nota por caminos que sólo un instrumentos podría recorrer.

En palabras de Leonard Feather, "hay cuatro elementos que definen una gran interpretación de vocal en el jazz. El primero es la calidad tonal (el tono y el sonido de la voz), otro es el fraseo (el grado que posee o no de sentimiento de jazz), el tercero sería la elección de los músicos y el último es la elección del material."  Ella tenía, además de estos elementos, otra faceta, la más amada de Anita, su capacidad para dar vida a las letras de sus canciones, de manera que uno parece escucharlas por primera vez y, por primera vez, gritar "Ah, es de esto de lo que va la canción". Johnny Mandel aparece en el video para decir que "no se trata de las notas, no se trata de los efectos, se trata de meterse en la canción y darle vida" y ella lo consigue. Bill Holman añade que en cierta ocasión Anita O'Day, el prodigio rítmico, la cantante-instrumentista, la gran improvisadora, se definió a sí misma de esta manera: "No soy una cantante, soy una estilista de canciones".

_________________________
* Más info sobre el documental: www.imdb.com/title/tt0843838

6 comentarios:

No flag, no Religion, Peace. dijo...

En primer lugar, enhorabuena por tu espacio, cuantos más blogs de Jazz haya en la red, mejor, pero no creo que los verdaderos aficionados al Jazz llenáramos el Camp Nou, jaja.

Aprovecharé para presentarme: soy seguidor tuyo aunque nunca he escrito comentarios en tu blog, y hoy he dicho, "Bueno, voy a escribir a los blogs que sigo y nunca digo nada".

Nada más, que sepas que tienes un fan en Vigo.


Te dejo mis 2 blogs, cuya temática te puede interesar: uno más serio dedicado en cuerpo y alma a Miles y 'Trane, y otro más disperso en el que hablo más de Blues (soy un verdadero apasionado), pero también de Jazz y cuanta música negra me pongan delante. Incluso algún toque de Rock.
Son estos:

http://milesandltrane.blogspot.com/

http://elbluesyotrashierbas.blogspot.com/

UN SALUDO

Ferrán Blasco dijo...

Hola Félix,
Tus entradas siempre me aportan rutas nuevas, en esta conozco a Anita y encuentro muy buenas palabras de Jazz, por si fuera poco aparece un seguidor con dos blogs a investigar, si uno lleva el nombre de Davis ya sabes que me interesará. Y mentar a Eldridge nunca viene mal porque es uno de los grandes sin duda.
Un placer seguirte, saludos

Nicolás Peña dijo...

Escuché algunos de sus discos y sentí algo extraño en su voz, quizás un grito contenido…ahora entiendo, comenzaré a buscar más música de esta cantante. Muchas gracias por ayudarme a descubrir nuevos tesoros.

Edu dijo...

Grande, grande, grande. La verdad, no se me ocurre una blanca en un puesto más alto entre las cantantes de jazz.

Dr.Krapp dijo...

Sinceramente Félix no le he pillado el punto a Anita. Personalmente, y espero que no suene a herejía, prefiero entre las cantantes blancas de su época a Julie London o a Peggy Lee. Espero localizar ese documental y poder profundizar en su música para poder valorarla como mayor objetividad.

Manu Grooveman dijo...

Reconozco que me encanta el 'desparpajo' vocal de Anita. Habrá que echarle un ojo a ese documental!!!

Saludos