AULLIDO

Allen Ginsberg mira a Dios a los ojos

Hoy quiero poner vuestra atención en esta foto. Se trata de una instantánea tomada por Jim Marshall en el backstage del Festival de Monterey de 1963. Jim Marshall es un fotógrafo/periodista que ha dedicado gran parte de su trabajo a fotografiar a grandes personajes de la música, desde el jazz hasta el rock de los 60, desde Monterey hasta Woodstock, desde Miles hasta Dylan.

En ésta, aparece el poeta beat Allen Ginsberg junto a Thelonius Monk. Nadie duda que la poética de Ginsberg guarda en cierto modo un alma negra y rebelde en su transfondo, esa rebeldía de quien vive la esclavitud de las reglas y osa pronunciar en voz alta sus ansias de ser manumitido, esa visión global y cruda del que ha sido testigo de la decadencia que le rodea, la de esos personajes que son en Aullido «las mejores mentes de su generación destruidas por la locura», esos personajes que «haraganean hambrientos y solos por Houston buscando jazz o sexo o sopa»; nadie duda de que su forma de componer está en muchos puntos inspirada en la cadencia del jazz, en el ritmo y en la libertad de la improvisación. En esta foto se aprecia perfectamente cómo el poeta admira a Monk. Lo mira a los ojos y lo hace como si mirara a Dios de cerca y por primera vez.
____________________
* Más info sobre Jim Marshall.

* Aullido y otros poemas de Allen Ginsberg traducidos al castellano:
http://www.elortiba.org/ginsberg.html#seleccion%20poetica

4 comentarios:

Marcos Callau dijo...

Gran entrada la de hoy, un regalo. En la fotografía se puede palpar perfectamente esa admiración de Allen Ginsberg ante Monk. Ahora mismo me voy a los enlaces.

Loco dijo...

Vaya foto, colega.

Me pregunto..... ¿qué cara pondría yo si mirase a Monk así de cerca?

dizzy dijo...

Dos genios frente a frente, la mirada de Allen impagable. Maravillosa fotografía merecedora de un post por sí misma. Igual que loco ¿que cara se me pondría si estuviese frente a Monk?, y él ¿con que cara me miraría? Me voy a ver los enlaces.

Nicolás Peña dijo...

Si uno mira esa foto con absoluta atención, se puede imaginar de lo que están hablando.