ALFIE

No paro de tararear

Nunca han sido los saxofonistas mi facción preferida del jazz y siempre he creído que Coltrane tenía parte de culpa. En los años 50 y en los 60, antes de que comenzaran a editarse los discos de Trane como líder, su forma de tocar fue evolucionando, sus solos se hicieron tan interminables como su imaginación y su instinto (musical) le permitían. Este don deslumbrante creó, como todas las genialidades, una legión de "hijos" que no siempre heredaron las dotes del padre. Así, cada vez que oigo a un saxo salirse de madre en la improvisación, dejar de lado las escalas y los modos y enrolarse en un tocar-y-tocar sin sentido como en una especie de masturbación mental que sólo encontrará su fin cuando el músico (no el tema, ni el público) esté saciado, pienso en la máxima de Miles ("Si la música no hace que se muevan tus pies, no es jazz") y me grito a mí mismo: ¡Cuánto daño ha hecho Coltrane!

Pero quizás el gran Coltrane no tenga toda la culpa. Lo que él hacía no es algo fácil de aprender ni de enseñar.

Lo cierto es que durante mucho tiempo oía a Coltrane y odiaba al resto de los saxofonistas. El primero que me redimió de este odio fue Sonny Rollins. La forma de tocar de Sonny es limpia y brillante, y desarrolla las melodías con el pulso justo para que la síncopa y el swing brillen donde tienen que brillar, frasea los chorus, sopla con una potencia inigualable, lo que no le "obliga" a improvisar porque sí, no, él tiene un plan y sabe a dónde va. Las diferencias entre Sonny y Coltrane (y no digamos sus "hijos") se aprecian perfectamente cuando Trane toca Like Sonny, el tema que compuso como homenaje a su colega, imitando su forma de tocar y componer:


No recuerdo si fue Saxophone colossus el disco que me devolvió esta fe, pero al que siempre vuelvo es a Alfie (Impulse, 1966), que, pienso, contiene los mejores solos que ha grabado nunca Sonny Rollins.


El corte que da título al álbum, Alfie, es un tema que describe perfectamente todo lo que he dicho más arriba sobre Sonny. Comienza como le gusta comenzar a Sonny, con el saxo dibujando el estrillo para que luego se unan el resto de los músicos, que aquí son dos trombones, otro saxo tenor, un barítono y un alto, además de la sección de ritmo. Después le toca el turno a la guitarra (qué grande Kenny Burrell) en un solo atmosférico y al piano, al que Roger Kellaway arranca notas insistentes, creando la tensión suficiente para que vuelva a sonar el tema, pero es Sonny el que reaparece con un solo distinto. El ambiente rezuma una tensión sostenida, con un ritmo contenido, hasta que finalmente se suceden estribillo tras estribillo hasta que el tema se hace adictivo. Puede que sea tan pegadizo que parezca comercial, pero a mí me deja siempre la sensación de que necesito escucharlo otra vez. En el disco hay otros temas, como el sensual On impulse, pero es escuchar Alfie y no puedo dejar de tararearlo. Aquí os lo dejo, a ver si os contagia:


Sonny Rollins estaba tocando en el Ronnie Scott's de Londres en 1965, cuando el director Lewis Gilbert contactó con él para pedirle que colaborase en la banda sonora de Alfie (1966). De esta época son las interesantes London sessions que se grabaron sin su consentimiento (quizás por esto el sonido sea tan malo) y que luego han salido a la luz. Según cuenta la leyenda, Sonny le pidió a Ronnie Scott permiso para quedarse en el club después de la actuación. Cuando salió, al amanecer, llevaba bajo el brazo la partitura de Alfie. Más tarde, el 26 de enero del 66, se grabarían los temas en el estudio de Rudy van Gelder en Nueva Jersey, con arreglos de Oliver Nelson. Todos los temas fueron compuestos por Sonny Rollins. El personal de la sesión fue el que sigue:

Sonny Rollins (saxo tenor)
J.J. Johnson (trombón)
Jimmy Cleveland (trombón)
Phil Woods (saxo alto)
Robert Ashton (saxo tenor)
Danny Bank (saxo barítono)
Roger Kellaway (piano)
Kenny Burrell (guitarra)
Walter Booker (bajo)
Frankie Dunlop (batería)
Oliver Nelson (arreglos, dirección)
_______________________
El de la foto es Sonny Rollins tocando en el Ronnie Scott's de Londres en 1965. Desconozco el autor de la foto.

6 comentarios:

LaLola dijo...

Tengo varias versiones de Alfie. La de Sonny Rollins es una de las más escuchadas en mi casa. Tengo otra, pero con el gran Bill en el piano... Es fantástica. Otra más? La del piano de James Pearson y la voz de Joss Stone. Una más: la de Jean Frye Sidewell, medio dramática y resbalosa. Tengo la de Dionne Warwick, claro, y una muy rara por el mismo Burth Bacharach en el piano y voz.
Disiento en lo de Coltrane. Sólo alguien que sabía todas las reglas del juego pudo animarse a romperlas todas de una. Otro "mérito" del Trane es mi amigo Ravi.

Dana Andrews dijo...

Me encanta Sonny Rollins y es una joya "Alfie". Pero Coltrane también tiene un sitio fijo en el equipo musica de mi habitación. Quizá me gusta tanto el sonido del saxofón, pasada la medianoche, que es por ello que son mi debilidad.

Dante Panzeri dijo...

Es tal vez cierto que Sonny, de quien me jacto de tener toda su discografía, sea el mejor saxofonista del jazz. Lo de Alfie está bien pero escuchá The Bridge.Ahora bien, es un poco fuerte leer lo de Coltrane. Por suerte el jazz y su revolución cultural permite tantas lecturas como sorderas y miopías. Es posible que tengas razón sobre los hijos de Coltrane (al igual que los hijos de Parker) pero vale la pena preguntarse porque tiene tantos hijos?
Un saludo
www.eldelfinverde.com.ar

Hector Aguilera S. dijo...

Hola Félix,comparto ciento mpor ciento tu opinión respecto de Coltrane, algunas veces magistral, en otras inentendible. Creo que lo endiosaron en extremo. Conozco una grabación de "Alfie" interpretada por Roland Kirk, realmente muy buena.
Saludos,

Sebastián dijo...

¡Casi ná!

Andrea dijo...

Solo disfruto del jazz, y ahora de tu rincón... me ha encantado.

un beso,
A.