JAZZ '34

Remembrances of Kansas City swing

En los años 30, el estilo denominado Kansas City marcó la transición entre la música de big band y los inicios de la improvisación en el jazz. Cuando Robert Altman estaba rodando Kansas City (1996), la película ambientada en los clubs de jazz de esta ciudad, contó con una buena porción de las estrellas emergentes y consolidadas del jazz de mediados de los 90 para interpretar la banda sonora: Joshua Redman, Nicholas Payton, Christian McBride, Don Byron, Ron Carter... (más abajo está la lista completa) hacen de la banda sonora un hito irrepetible, pero Altman quiso llegar más allá. No sólo los contrató para tocar sino para interpretar en la pantalla a los personajes: los músicos auténticos de 1934 y, en una vuelta de tuerca más atrevida, los invitó a una jam session que duró toda la noche y en la que se interpretaron temas clásicos de Lester Young, Count Basie, Duke Ellington...

Concierto, documental o docu-drama, esta impresionante jam session apareció en un VHS llamado Jazz’34: Remembrances of Kansas City Swing (ignoro si está en DVD pero más abajo tienen un fragmento) que revive el auténtico jazz de los años 30. Más de veinte músicos reunidos por una sola y única vez para reinterpretar los temas de una época (¿irrepetible?). Hay que ver el documental.

El escenario de la jam es uno de los escenarios de la película, el Hey Hey Club de Kansas, en cuya puerta un cartel reza: Who is the king of the georgeous riff?. Todos, absolutamente todos los músicos que intervienen en la banda sonora aparecen al mismo tiempo, interpretando por turnos o como orquesta material de la época, swingueantes temas como Tickle toe de Lester Young o Indiana (con un un Nicholas Payton fabuloso en el solo) o blues de Count Basie: Harvard blues, Blues in the dark (¡escuchad aquí a James Carter y Joshua Redman frente a frente!). El escenario del club, ambientado con el vestuario de la época, el humo (nadie se corta de fumar) es casi un Cielo del Jazz, porque ningún músico se sale de 1934 mientras toca o espera su turno. Un auténtico salto en el tiempo que termina con la recreación de un evento mítico, La Batalla de los Saxos que enfrentó a Coleman Hawkins y a Lester Young, interpretados aquí (¡y de qué forma!) por Joshua Redman y Craig Handy.


Aunque Robert Altman nació en la ciudad de Kansas, no contaba más de 9 años en 1934. Su pasión por el swing queda patente en el hecho de que lo único que justifica una película tan pasable y anodina como Kansas City es su banda sonora a ritmo de jazz. Si no fuera por la música y por el documental colateral, es posible que hubiera pasado sin pena ni gloria como una de las películas más flojas y olvidables de uno de los directores más originales de este siglo.

Estos son los músicos de Kansas City y de Jazz’34:

Saxos tenores:
James CARTER (interpretando a Ben Webster)
Joshua REDMAN (como Lester Young)
Craig HANDY (como Coleman Hawkins)
David MURRAY

Altos:
Jesse DAVIS
David NEWMAN, jr.

Barítono/clarinete:
Don BYRON

Trompetas:
Nicholas PAYTON
Olu DARA
James ZOLLAR

Trombón:
Clark GAYTON
Curtis FOWLKES

Batería:
Victor LEWIS

Piano:
Geri ALLEN
Cyrus CHESNUT

Contrabajo:
Ron CARTER
Tyrone CLARK
Christian McBRIDE

Guitarras:
Russell MALONE
Mark WHITFIELD

Voz:
Kevin MAHOGANY

¿No parece de verdad irrepetible?

7 comentarios:

Tomás dijo...

Hay también un documental titulado "The Last of the Blue Devils" sobre el paraíso jazzistico de Kansas City en los años 30. Edgard Murrow, periodista del Omaha World-Hearld, recomendó a su lectores: "If you want to see some sin, forget Paris and go to Kansas City. With the possible exception of such renowned centers as Singapore and Port Said, Kansas City has the greatest sin industry in the world." El nivel de los saxofinistas era de leyenda ( Ben Webster con la banda Clouds of Joy, Lester Young en el Reno Club, Herschel Evans, archirival de Lester, Dick Wilson, Buck Douglas, Herman Walder, Henry Bridges, Eddie Barefield, Walter Knight, Prof Smith… y un joven Bird absorbiéndolo todo). Y como epígrafe la batalla en el club Cherry Blossom, en 1934.

Quién hubiera podido vivir esos años...

Un saludo
Tomás

ele de lauk dijo...

Te encontré a través de millass.
Muy fan del jazz , tu sitio me parece|genial para los que gozamos mucho con la música y conocemos poco de su cocina .
Gracias por el aporte y el placer .
Saludos ,Ele .-

Troglo Jones dijo...

Hola, Félix:

Me pongo como loco a buscar ese documental. Gracias por contárnoslo.

Un abrazo.

Erradizo dijo...

Vaya, parece que ese documental se va a convertir en mi próxima pequeña obsesión... gracias por descubrírnoslo.

un abrazo

Félix dijo...

Tomás, Erradizo, Troglo, hay una copia del VHS en una página de Pando llamada Desde un lugar mejor. El enlace al documental es éste:
pincha aquí
.

Sill Scaroni dijo...

Precioso documental ...
Amo el jazz.

Saludos.
Sill

Sebastián dijo...

No he visto el documental, pero la banda sonora de la película es un auténtico tesoro. El argumento, aparentemente, es un poco bobo, una réplica tragicómica a un sinfín de películas sobre el poder de la mafia, pero con un 'godfather' negro sin escrúpulos. Ya en eso es diferente, y Altman (que siempre ha sido un fabulista y un amoral) lo cuenta todo muy coreográficamente, con muy buen ritmo y sin tomar partido por ninguno de los personajes. Al fin y al cabo, con semejante elenco de músicos y una banda sonora tan viva y trepidante cualquier historia le hubiera valido como excusa para rendirle un homenaje al jazz de los años 30.

Como siempre, ha sido un placer visitarte. Un fuerte abrazo.