Swingin' 2008: Now's the time

Bueno, pues eso, llegan las navidades y un descanso que nos tenemos bien merecido. Yo, como la mayoría, voy a tomarme esos ratos para ver a los que están lejos, para estar más con los que están cerca, para ver algunas películas que compré y no sé dónde puse, para terminar un par de libros que estrené pero no leí, como la biografía de Miles, de Ian Carr, y la de Chet, que me recomendó Sebastián, para escuchar un buen montón de discos que he estrenado pero que no he tenido aún tiempo de escuchar con suficiente atención. Como imaginaréis, ya os iré contando a lo largo del año que entra.

Porque está a punto de entrar, de modo que aprovecho para formular mis deseos.

Que la Nochebuena nos coja Comin' home para ver a nuestras familias, a nuestra funny Valentine o a vuestro lover man, que 2008 sea un año enorme y feliz como un concierto, que lo disfrutemos con los nuestros (no hay nada mejor que la intimidad de un pequeño club), que los días de este año bisiesto nos llenen los días de swing, que contemos los amigos por big bands, que los solos que toquemos sean porque hemos sido Los Únicos capaces de llegar, que todas nuestras improvisaciones se conviertan en decisiones acertadas, que la casa se nos llene todos los sábados del año de jam sessions de risas y amigos (de música también, claro), que sepamos rodearnos de los mejores combos para celebrar el birth of the cool 2008 in a silent way, que los Reyes Magos (o si sois impacientes, Papá Noel) os llenen la vida de bonus tracks y que esta año sea, sobre todo, una edición especial de nuestras vidas. ¿Demasiado deseos?

Pues eso, let's get lost: feliz navidad y mejor 2008.